La comisionada de la WNBA, Cathy Engelbert, se ha pronunciado en contra de la idea de que la estrella del baloncesto de Iowa, Caitlin Clark, enfrentaría desventajas financieras si se convirtiera en profesional. La declaración de Engelbert se produce en medio de un debate sobre la comparación entre los ingresos potenciales de los acuerdos NIL en la universidad y los salarios más patrocinios disponibles en el ámbito profesional.

"Es una mala historia", dijo Engelbert, según informó Mike Vorkunov de The Athletic. Engelbert señaló que los llamados acuerdos NIL para atletas universitarios como Clark son esencialmente respaldos una vez que se vuelven profesionales.

El panorama financiero de las atletas universitarias está bajo escrutinio, especialmente con la introducción de derechos NIL que permiten a las atletas capitalizar su marca personal. Este desarrollo ha puesto en primer plano la comparación entre los ingresos potenciales en la universidad y como profesional, lo que ha provocado un debate que ha seguido a talentos como Clark.

A pesar de la inminente comparación, la decisión de Clark de unirse a la WNBA se considera no sólo un hito personal, sino también una gran oportunidad para el deporte femenino en su conjunto. Su impresionante cartera de patrocinios y su potencial para un éxito financiero aún mayor contradice la idea de un paso atrás financiero.

Caitlin Clark ya tiene acuerdos de carrera profesional

Caitlin Clark (22) de Iowa habla con los medios después de jugar en Ohio State
© Julia Hansen/Iowa City Press-Citizen / USA TODAY NETWORK

Aclamada por expertos de la industria como una “atleta trascendente”, Caitlin Clark ya ha firmado acuerdos que se extienden a su carrera profesional, lo que demuestra el atractivo de su marca más allá del nivel universitario. El esperado traslado de Clark a la WNBA viene con expectativas de ingresos significativos tanto por salario como por patrocinios.

La conversación sobre las perspectivas financieras de Clark en la WNBA también destaca un problema más amplio: la disparidad en la percepción y la realidad de los ingresos y la comercialización del deporte femenino.

Si bien la transición de los atletas masculinos a las ligas profesionales a menudo viene acompañada de acuerdos lucrativos, la trayectoria profesional de las mujeres ha sido menos optimista. Sin embargo, el viaje de Clark señala un cambio en la tendencia: el atractivo financiero y comercial de las atletas femeninas es cada vez más reconocido a la par que el de sus homólogos masculinos.

El impacto potencial de Clark en la WNBA se extiende más allá de las consideraciones financieras. Se espera que su popularidad y comerciabilidad aumenten la visibilidad de la competición, desafiando las opiniones sobre la viabilidad comercial del deporte femenino.

A medida que la WNBA continúa ganando terreno, la inclusión de atletas como Clark, con una sólida cartera de seguidores y patrocinios, está preparada para elevar el perfil de la WNBA y atraer tanto a los fanáticos como a los patrocinadores.

"Va a ser más difícil", dijo Jeff Kearney, director de marketing deportivo de Gatorade. “Sabes que la competencia será más dura. Los jugadores son más rápidos. Los jugadores son mejores.

“Pero, una vez más, creo que ella tiene un factor de éxito y está motivada a tener éxito. Por lo tanto, ciertamente no cambia el enfoque que adoptamos para celebrar a esta atleta fenomenal y contar su historia. No importa qué camisa use”.